Casi la mitad de los republicanos piensan que Dios quería que Trump fuera presidente

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, levantó un poco de polvo recientemente cuando le dijo a la cadena de televisión cristiana CBN que creía que Dios quería que Donald Trump fuera presidente.  

“Creo que Dios nos llama a todos a desempeñar diferentes roles en diferentes momentos”, dijo, “y creo que quería que Donald Trump se convirtiera en presidente, y por eso está allí. Y creo que él ha hecho un gran trabajo al apoyar muchas de las cosas que realmente preocupan a las personas de fe “.  

Es un argumento con el que gran parte del país estaría en desacuerdo, dado que los números de aprobación de trabajo de Trump siguen siendo bajos y que perdió el voto popular en 2016. Pero Sanders probablemente expresó una opinión con la que muchos, si no la mayoría, de los que miran CBN convenido.  

Podemos decir eso porque Fox News incluyó una pregunta que refleja el sentimiento de Sanders en su encuesta más reciente. (Para que quede claro, esta no es una encuesta realizada entre los televidentes de Fox New, sino una encuesta política estándar para quienes llaman). Los encuestadores preguntaron a los estadounidenses si creían que Dios quería que Trump fuera presidente. La mayoría dijo que no, pero una cuarta parte del país estuvo de acuerdo con Sanders.  

Sin embargo, al profundizar un poco más en los números de la encuesta, se desarrolla un patrón interesante.  

Como era de esperar, los grupos que apoyan más firmemente al presidente tenían más probabilidades de creer que tiene, si no un mandato, al menos la impronta de un poder superior.  

Casi la mitad de los republicanos, el 45 por ciento, cree que Dios quería que Trump fuera presidente, mientras que otro 18 por ciento indicó que no estaban seguros. Más de la mitad de los protestantes evangélicos blancos, 55 por ciento, dijo que Dios respaldó a Trump. Solo 3 de cada 10 evangélicos dijeron categóricamente que no creían que Trump tuviera el apoyo explícito de Dios en la elección.  

Ha habido un aumento notable en la división partidista entre los evangélicos en la última década. En 2009, el Centro de Investigación Pew encontró que el 63 por ciento de los evangélicos se identificaron como republicanos, aproximadamente 35 puntos porcentuales más que el número que se identificó como demócrata. De 1994 a 2009, la brecha promedio en la identificación de los partidos fue de alrededor de 31 puntos.  

Después de 2009, esa brecha se amplió significativamente. Ahora, el 77 por ciento de los evangélicos se identifica como republicano, una brecha de 59 puntos de aquellos que se identifican como demócratas.  

En la encuesta de Pew, eso convierte a los evangélicos en uno de los grupos demográficos más fervientemente partidistas.  

La encuesta de Fox sugiere algo más acerca de la presidencia de Trump, como lo señaló Steven Dennis de Bloomberg News: es difícil ver cómo Trump podría perder el apoyo del cuarto de estadounidenses que creen que fue elegido por Dios para servir en su posición. La base política de Trump es superior al 25 por ciento, pero ese 25 por ciento, el 45 por ciento de los republicanos, parece poco probable que retire su apoyo.  

También vale la pena resaltar, en la última parte de los comentarios de Sanders, que Trump “ha hecho un trabajo tremendo al respaldar muchas de las cosas que realmente preocupan a las personas de fe”. Esto es cierto: Trump ha puesto un énfasis especial en los temas de Importancia para la comunidad evangélica, para cimentar explícitamente su apoyo político.  

La encuesta de Fox sugiere que esta estrategia ha sido efectiva. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *